211 años de Independencia

2021-07-20-15:50:10 132

20 de Julio Día de la Independencia de Colombia 

El alcalde de Arauca Edgar Fernando Tovar Pedraza realizo una ceremonia en el Parque Central de la Capital Araucana, en conmemoración al Día de la Independencia de Colombia, que cumple hoy 211 años de libertad.

En el acto ceremonial, estuvo presente la nueva generación de la familia Lomonaco, quien de la mano del burgomaestre recibieron reconocimiento por la donación del monumento en honor al Libertador Simón Bolívar.

Reseña Histórica de la Familia Lomonaco y el Monumento

En el periodo fundacional de Arauca, la mayor parte de la población provenía de Venezuela, por motivos de diverso orden. Desde el final del siglo XIX, poco a poco se fueron asentando numerosas familias procedentes de Europa y algunos países del Oriente Medio, los europeos eran mayoritariamente italianos, pocos de ellos eran franceses, expatriados voluntarios como tantos de los millones de migrantes que llegaron al continente americano en pos de la tierra de las oportunidades. La gran ola migratoria italiana, que se produjo entre 1861 (año de la unificación del Reino de Italia) y 1920, cuando comienza la dura etapa de posguerra tras el primer gran conflicto bélico mundial, hace parte de la última etapa de la epopeya colonizadora protagonizada por los europeos en Norte y Sur América.

Los primeros miembros de la familia Lomonaco, que se aventuraron desde su Calabria natal (Italia) hasta esta retoma región del mundo en las postrimerías del siglo XIX fueron inicialmente el progenitor, Gennaro Lomonaco, acompañados de algunos de sus hijos mayores, probablemente Alberto y Francesco, posteriormente, en las primeras décadas del siglo XX, también arribaron sus hijos,  Alessandro, Ernesto y Leopoldo. Por último, llego Ottorino el menor de la familia. El primer destino fue La Cuidad de la Guaira (Estado La Guaira, Caracas Venezuela) y de allí, siguiendo el itinerario habitual de todos los migrantes que entraban por aquel puerto y se desplazaban hasta los Llanos. Se dirigieron a Cuidad Bolívar (Estado Bolívar), donde se embarcaron para remontar el Río Orinoco aguas que los llevaría a la región de Apure.

Según algunos testimonios, el ultimo trecho hasta Arauca se realizó en partes de a caballo y en otras, a lomo de buey, además de los tramos que era posible la navegación fluvial.

Se presume que la fecha en la cual los hermanos Lomonaco se establecieron en Arauca, pudo haber sido entre 1910 y 1925. Se sabe que Don Gennaro, a su llegada permaneció un tiempo en Venezuela trabajando como fotógrafo y luego se radico en la Ciudad de Arauca, donde se dedicó al comercio de Importación-Exportación, igual que los demás extranjeros, denominados popularmente “musiús” si provenía de Europa, y genéricamente “turcos” si era Medio-Oriental. Aquellos primeros comerciantes importaban mercancía indispensable para mejorar las condiciones de vida, unas de lujos, no dejando atrás la exportación de productos de extracción forestal, vegetal y animal.

En fecha incierta, Don Gennaro regresó a Italia juntos a con sus hijos Alberto, Francesco, y Ernesto; los demás permanecieron en tierras Araucanas y murieron en ellas. Alejandro continuó con sus negocios de comercio, mientras Leopoldo y Ottorino, se dedicaron a la ganadería, una actividad que había sido introducida desde el siglo XVIII por venezolanos en las sabanas de este lado del río Arauca que se intensificó considerablemente en el siglo XIX, convirtiéndose así, en la principal ocupación de los llaneros a comienzos del siglo pasado.

Los hermanos Lomonaco mantuvieron hasta el final de sus días un fuerte vínculo con la tierra que los prohijó con generosidad, y sus descendientes que continúan arraigados en ella, han preservado ese apego y un gran sentido de permanencia.

Se sabe que el busto con la imagen de Libertador Simón Bolívar, legado por ellos y por las familias venezolanas Rangel y Álcega, fue encargado a un taller de escultores en Italia, elaborada en mármol de carraca el más valioso y apreciado por su perfección natural, aunque no se supo del recorrido ni del medio de transporte utilizado en su traslado. Pero no cabe duda de que, desde hace exactamente un siglo, el monumento fue donado a la cuidad en señal de gratitud y erigido en el centro del Parque Simón Bolívar de la cuidad de Arauca, otorgándole gracia y dignidad.

Historia Narrada por Ottorino Lomonaco