Por lo menos dos años más: Reubicación de Pescaito, realidad o una quimera?

2022-06-28-10:52:42 200

La reubicación de las 225 familias asentadas ilegalmente en el sector conocido como “pescaito”, no se hará efectiva en diciembre de este año, ni siquiera en diciembre de 2023, sino cuando se consigan los dineros que se necesitan para adecuar el terreno de más de tres hectáreas en el lote conocido como “El Sol”, contiguo a Brisas del Llano y la instalación de las acometidas de acueducto y alcantarillado.

Así lo aseguró en diálogo con EL MIRADOR la titular de Inclusión Social, la abogada Zaida Aguilera con el fin de no generarles falsas expectativas a estas familias que se hallan a la expectativa de contar con casa propia y segura desde 2016 cuando el juzgado administrativo de Arauca emitió la sentencia que ordenaba su reubicación en un término de dos años, o sea en 2018.

Hablando en términos aterrizados, la doctora Aguilera aclaró que, por ahora, dentro de lo que se ha avanzado desde su reciente llegada al cargo que ocupaba la odontóloga Fadía López Díaz es la apropiación de 160 millones de pesos para emprender acometidas y adecuación del terreno que entregó la Administración departamental por aprobación de la Asamblea departamental.

La Alcaldía debe fijar dineros para definir la nomenclatura del predio del nuevo “pescaito”, la construcción completa y entrega de las viviendas a las familias censadas que no pueden exceder de 225.

Según lo dicho desde el gobierno del alcalde Edgar Fernando Tovar, en lo que le falta a su administración, no hay recursos para montar el programa de vivienda en mención y nunca se hizo ninguna gestión para tramitar un proyecto al respecto ante el Ministerio de Vivienda, o sea que será el alcalde que inicie en 2024 quien se encargue de entenderse con las 225 familias de “Pescaito”.

 La actual presidenta del asentamiento, ubicado sobre el dique en zona de alto riesgo, Alexandra Castro, dice que están desconcertados porque la señora Fadía no mostró interés en avanzar en las soluciones y se fue del cargo dejando un lote abandonado y en peligro de invasión.

El número de censados aumentaba en la medida que se efectuaba el reconteo, pero tanto la señora Castro, como la doctora Zaida y el juzgado administrativo le pusieron coto a esto como a los nuevos amagues de invasión en el predio adjudicado y se determinó que no se permitirá un aterrizado más, máxime teniendo en cuenta que el lote no es de caucho y no se puede estirar más.

Dentro de esta labor de asegurar que así sea en el largo plazo la señora Castro destacó la buena voluntad de la actual titular de inclusión social, de la señora Patricia Méndez, así como del señor personero Alexander Rivera Andrade, quien siempre estuvo pendiente de la comunidad del asentamiento.

La presidenta Castro dijo a EL MIRADOR que les preocupa la demora porque el proceso lleva seis años, el invierno arrecia, el río amenaza y ya zozobró una vetusta casa, quedando en riesgo otras que están prácticamente en la orilla del lecho.